PRESUPUESTO MUNICIPAL 2019 por Carlos Sanabra

Sin buena administración del gasto, no hay buen Presupuesto. Como se gasta la contribución de los Madrynenses en su ciudad debe ser públicamente analizado y fundado por nuestros concejales antes de su aprobación. La presente nota pretende instalar el debate sobre bases serias, respetuosas del esfuerzo del contribuyente y no simples discursos oportunistas y conformistas.

PRESUPUESTO MUNICIPAL 2019 por Carlos Sanabra

Cuesta creer que nuestra administración Municipal presupueste gastar para el próximo año la friolera de 2.102 millones de pesos, de los cuales más del 60 % lo aportemos los vecinos contribuyentes (unos 1.273 millones). Insisto, los contribuyentes, NO todos los vecinos.

La pregunta que surge en forma inmediata es ¿Y en qué se va a gastar ese aporte de los contribuyentes Madrynenses?

Según detalla el presupuesto, el 57 % del gasto se va en sueldos (unos 1.175 millones), pero si se le suma los gastos de funcionamiento y los del Concejo Deliberante el porcentaje sube al 60 % (1.250 millones).

En los servicios públicos que el municipio brinda al vecino (barrido, limpieza, forestación, recolección de residuos –Aschira-, limpieza de playa, el GIRSU, etc.) se va el 17 % (unos 359 millones).

En Obras Públicas se gastara el 16 % (unos 337 millones). El 7 % restante se encuentra asignado para el subsidio al transporte, los eventos deportivos, culturales, educativos, el ente mixto de turismo, pasajes, la fiesta del cordero, entre otros.

Queda claro que la mayor parte del dinero se destina a soportar una estructura burocrática de más de…¿4.000? empleados sumando los de planta permanente, contratados, monotributistas, con planes sociales, otros planes, etc, etc (hay quienes aseguran que también existen pagos punteros políticos, barrabravas, amigos y amigos delos amigos. Pero yo no lo creo).  

Obviamente, cuanto mayor es la estructura burocrática del municipio menor es el porcentaje destinado a retribuir a los vecinos contribuyentes con servicios y obras públicas que mejoren su calidad de vida.

Ahora bien, ¿es razonable ese nivel de gastos?

Podemos analizarlo siguiendo el mismo detalle indicado más arriba.

  1. ¿Necesita nuestra ciudad la estructura burocrática que se ha presupuestado? Existe una verdad incómoda para nuestros políticos que establece que la medida razonable de empleados municipales totales no debe superar el 1 % de la población. Tan afirmada esta esta relación, que en todas nuestras versiones de Carta Orgánica se ha establecido el mismo criterio con diferentes matices. Para dar un ejemplo, a finales de la Intendencia de Victoriano Salazar (1.999) había un 0,8 % de empleados totales con relación a la población (423 empleados/65.000 habitantes). Si la población actual de nuestra ciudad se estima en 110.000 habitantes, la cantidad de empleados totales no debería superar los 1.100. Pero parece que hay algo más de 4.000. Supongamos que la diferencia resulte en 3000 sueldos más. Si estimamos el costo laboral mensual promedio por cada empleado en unos $ 25.000,  la diferencia significa que mensualmente hay unos 75 millones de pesos que –bien administrado el municipio, con la medida razonable de cantidad de empleados por habitantes- podrían destinarse a servicios u obras públicas. Por ejemplo, si el costo de pavimentar una cuadra de pavimento se estima en 2,5 millones, se podrían pavimentar 30 cuadras por mes. Al año resultarían 360 cuadras. Por supuesto este análisis prescinde de otros ahorros que acompañan la medida, tal como la disminución de los gastos de funcionamientos, elementos de trabajo, mantenimiento de edificios, etc.
  2. Con respecto a las Tasas, es bien sabido que son retribuciones por servicios que presta el Municipio –en forma directa o a través de terceros- Es decir que el costo de cada Tasa resulta del análisis del costo del servicio (a valores razonables y competitivos) dividido por la cantidad de contribuyentes que reciben el servicio. Por ejemplo: la tasa para que un inspector concurra a ver si un terreno está construido o no es actualmente de $ 1.350 y será incrementado (dicen) en un 38 %. Es decir que pasará a costar $ 1.863. ¿Cuál es el análisis de costo que fundamenta esa Tasa?. Del mismo modo se debe analizar cada una de las tasas de la ordenanza tarifaria y explicarla luego públicamente porque ese dinero es de los contribuyentes.
  3. ¿Para que se pagan los impuestos? La respuesta es sencilla: para sostener la estructura burocrática municipal. Para ello el municipio establece un valor fiscal de inmuebles y automotores y sobre ello IMPONE  el pago de un porcentaje como contribución anual de sostenimiento de la estructura municipal. Por eso es que una buena administración municipal debe tender a bajar los impuestos, ya que se supone que su eficiencia debe mejorar con el transcurrir del tiempo, con la capacitación de su personal, con la asignación responsable de los recursos, con la incorporación de tecnología, etc. Por el contrario, un estructura de personal desmedida, un incremento de la tramitación burocrática inútil, mantener decenas de edificios obsoletos, regímenes laborales relajados, tolerancia a la irresponsabilidad laboral y falta de eficiencia generalizada –entre otros males- va a tender a incrementar la contribución del vecino sin fundamento.
  4. Así la Obra Pública aparece disminuida a un 16 %. Escasa proporción pero tendría sentido si esta ordenada a un Plan. Si está el Plan entonces la obra puede ejecutarse en varios presupuestos anuales, incluso sin importar si existe un cambio de gobierno en el medio. El Plan augura un futuro al que hay que alcanzar, pero hacer obras aisladas generalmente consigue el efecto contrario, es decir complica la ciudad. Pero, este presupuesto ¿Qué plan de futuro tiene?

¿Quién tiene que analizar y aprobar el Presupuesto?: LOS CONCEJALES: Los escuchamos

 


¿Que te pareció esta información?