Con la luz apagada

Los concejales del oficialismo de Puerto Madryn le perdonaron el 90% de las deudas que los clubes mantienen con Servicoop. ¿Quién pagará los costos?

Con la luz apagada

En artículos anteriores hemos hecho alusión a la relación existente entre la política y el deporte. Deportistas que integran listas de concejales, presidentes de clubes que se postulan para intendentes, actos de campañas electorales que se celebran en estadios de clubes que dicen ‘acompañar’ para lograr obtener algún rédito para su institución o para el presidente de turno, etc.

Pero qué ocurre cuando el deporte queda en el medio de las chicanas políticas entre partidos y se pone en juego el patrimonio económico de la ciudad.

En las últimas semanas se conoció la decisión del bloque oficialista del Concejo Deliberante de la ciudad de Puerto Madryn de que las entidades deportivas hagan frente solo al 10% de la factura de la cooperativa de servicios Servicoop, mientras que ésta última absorba el 90% restante. Tal determinación, según los ediles que brindaron una conferencia de prensa, está basada en las deudas que los clubes mantienen con la prestataria de los servicios; sin ir más lejos Ferrocarril Patagónico tenía aviso de corte por el incumplimiento en el pago de las boletas.

En la sesión en la que se trató el proyecto, que fuera aprobado por ocho votos positivos, una abstención y tres ausencias, no se hizo presente ninguno de los presidentes de las instituciones deudoras para brindar algún tipo de explicación sobre las causas de las deudas contraídas con Servicoop. Y, asentados en el ‘rol social’ que cumplen los clubes, aprobaron la ordenanza que prevé la creación de un registro en el cual estas entidades deberán inscribirse para acceder al beneficio proyectado.

 

Incógnitas

Nadie podrá desconocer que los clubes deportivos llevan a cabo una labor social de gran importancia. Sin embargo, es digno destacar que hay casos excepcionales que merecen una explicación particular. Ferrocarril Patagónico es uno de los que más disciplinas tiene para sus socios, incluso el equipo de la primera división de básquet transita por la Liga Federal, la cual tiene rodaje nacional y por ende los pases de los jugadores que integran las plantillas no son gratis, lo que explica la gran cantidad de sponsors dentro del estadio, donde las marcas y empresas otorgan dinero por verse reflejadas en paredes y lonas.

Además de ese ingreso de dinero por publicidad, es importante tener en cuenta que para participar de las actividades del club hay que ser socio del mismo, por lo que ello contempla otro ingreso de dinero mensual cada vez que se abona la cuota. Si a esto se le suma el dinero por la concesión de la confitería y que ante cada presentación de cualquiera de las disciplinas el público deberá abonar su entrada (con un porcentaje de descuento si se es socio), estamos hablando de otros ingresos de dinero.

La incógnita en todo éste entramado es sencilla: Cómo llega un club, con esos ingresos de dinero, a contraer una deuda tan grande con la cooperativa Servicoop que lo lleva a enfrentar el aviso de corte de los servicios.

Por qué una institución como Guillermo Brown, militando en la segunda división del fútbol argentino, debe ser beneficiada con el 90% de la factura de los servicios mientras las empresas, los consorcios y los vecinos (en igualdad societaria con la cooperativa) deben pagar el 100% de lo que consumen.

Por qué los presidentes de cada institución beneficiada no se hicieron presentes en la sesión ordinaria para mostrarle a la sociedad las cuentas, los balances y los motivos de dichas deudas.

 

De Subsidios

Lo que los concejales se olvidaron de decir en conferencia de prensa es que el 23 de enero, según consta en el Boletín Oficial mediante la resolución 60/19, el Ejecutivo Municipal le brindó a Guillermo Brown una suma de $200.000 en concepto de subsidio no reintegrable para afrontar gastos de participación en el Torneo Primera B nacional 2019.; monto que según se establece será percibido mensualmente en la figura de Carlos Tomas Eliceche. La misma suma se le otorgó al Club Social y Deportivo Madryn por participar en el torneo Federal A. (resolucion 60/19 - adjuntamos Boletin oficial)

 

En tal sentido, el Boletín Oficial también detalla la compra de materiales que constan en un pedido de suministros para ser entregado, en carácter de donación, al Club Social y Deportivo Ferrocarril Patagónico, en la persona de su Presidente, el Señor Gustavo Hernández, con destino al llenado del playón deportivo a construir en su sede. 

 

 

 

Mientras que, mediante la resolución 235/19, se le otorga un subsidio no reintegrable por la suma de $150.000 al Club Deportivo y Cultural Alumni para solventar parte los costos de su participación en el Torneo de la Liga de Fútbol Valle del Chubut y regularizar su situación ante la Inspección General de Justicia.

 

Jugadas Políticas

Desde la cooperativa de servicios, hoy gobernada por el partido Unidos y Organizados gracias a su victoria en los comicios, afirman que esto no es más que una jugada política, ya que cuando el control de Servicoop era ejercido por la extracción cercana al oficialismo municipal no se había contemplado ningún proyecto de ordenanza similar y las deudas de las entidades ya se registraban. Además, llamó poderosamente la atención que los concejales oficialistas afirmarán que la prestataria no podría amortizar ese 90% con incrementos de tarifas ni trasladarlo a los usuarios sabiendo la realidad de las cuentas de la entidad que cuenta con un déficit mensual de 30 millones.

Las chicanas políticas llegaron a los clubes y éstos se aprovechas de ello: Condonaciones de deudas, césped sintético, playones, subsidios no reintegrables. Todo es lícito. Pero, mientras cada extracción política busca rédito en dejar mal parado a su rival, la sociedad deberá hacer frente, en un futuro cercano, a un nuevo descalabro de las cuentas públicas por las deudas que se acumulan año tras año.

¿Dónde está el rol social de ello?

 

 

 

 

 


¿Que te pareció esta información?