Nada de debates

Algunos pre-candidatos a la intendencia hacen agua en sus exposiciones públicas, mientras otros prefieren sacarse fotos en recorridas barriales para postear en sus redes sociales

 

Los tiempos electorales avanzan y con ellos los movimientos partidarios. Las alianzas electorales han acelerado sus campañas. Los carteles al ingreso de la ciudad de Puerto Madryn dan cuenta de quienes son aquellos que más dinero ostentan para publicidad política; los spots radiales, las páginas y publicidades pagas en redes sociales como youtube, Facebook e Instagram hacen lo suyo. Cada fracción busca establecer la imagen de su candidato

Pero, más allá de toda la pompa, en los últimos días ha quedado en evidencia que se trata de una campaña desigual. El dinero que el Ministerio del Interior de la Nación envía para cada partido político (el cual luego se ve reflejado en la confección de boletas y propaganda electoral) llegó hace solo unos días, por lo que aquellos espacios que cuentan con menos ingreso económico se vieron perjudicados.

En ese contexto, los partidos de la oposición se reunieron y elevaron una nota al Tribunal electoral Provincial solicitando se postergue la fecha de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias del 7 al 21 de abril, dada la competencia desleal. Sin embargo, el pedido fue rechazado y en consecuencia el Tribunal obligó al Poder Ejecutivo Provincial a que deposite los fondos para los partidos políticos.

 

¿Qué pasa en Madryn?

 

La ciudad de Puerto Madryn pareciera estar inmersa en un clima pre-electoral que lo mantiene ajeno a todo. Pancartas en la zona oeste del ejido que rezan ‘Caminoa Intendente 2019’; Carteles luminosos con las caras de Mariano Arcioni y Ricardo Sastre, o con las de Gustavo Menna y Fernanda Abdala; Spots en youtube donde Claudio Tortoriello explica por qué la ciudadanía debería votarlo; fotografías de Leslie Roberts que recorren muros de Facebook y videos de Luis Catalán; o parte del discurso del lanzamiento de campaña de Gustavo Sastre es el día a día madrynense.

Las propuestas son todas iguales. Más allá de las diferencias partidarias o ideológicas, todos proponen más fuentes laborales, alivianar las cargas impositivas para la pequeña y mediana empresa, mejoras en el sistema de transporte urbano de pasajeros, mayor desarrollo turístico, mejor utilización del puerto y sus exportaciones. Todos parecieran tener una fórmula distinta para llegar a un mismo resultado.

 

 

De Debate, nada

Una de las consultas más asidua de los periodistas de distintos medios para cada candidato fue si les interesaría participar de debates públicos, y la respuesta de todos fue: ‘no le tengo miedo a debatir, en el diálogo se encuentran los consensos’. Sin embargo, los debates no existieron hasta el momento. La universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco convocó a cada candidato para debatir sobre perspectivas de género, y si bien la mayoría se hizo presente, cada uno con su equipo de trabajo y hasta con hinchada, los dos minutos por respuesta solo reflejaron la pobreza de contenidos.

El gran ausente fue Gustavo Sastre, quien decidió estar presente en un acto sindical a concurrir a la universidad, a pesar de haber comprometido su presencia. La misma tónica se registró una semana más tarde cuando los alumnos de la escuela mutualista realizaron una especie de debate para que los candidatos expresaran sus propuestas de campaña y se sometieran a sus preguntas. Sastre volvió a ausentarse, aunque esta vez estuvo presente su compañera de fórmula, Noelia Corvalán.

Otra de las cosas que llamó poderosamente la atención es que a ninguna de las dos citas descriptas fueron invitados ni Néstor Adrián Fernández  (pre-candidato a intendente por el Partido Independiente de Chubut) ni Maximiliano Manzini (pre-candidato por el Polo Social). Tal vez el que no los hayan tenido en cuenta guarde relación con la poca visibilidad de ambos o a que no incursionan en las críticas constantes hacia otros candidatos.

 

PASO a PASO

Todo pareciera indicar que los debates reales -si es que llegasen a existir- tendrán lugar luego de las PASO, ya que en la actualidad quienes se encuentran en la puja electoral se encuentran más pendientes en los resultados que arrojan las mediciones de distintos sectores que de debatir proyectos reales de posibles futuras acciones de gobierno.

Las plataformas participativas y los videos de candidatos que se promocionan con obras que jamás hicieron (como es el caso de las propagandas de Luis Catalán)  no responden las incógnitas de vecinos que reclaman seguridad, trabajo, vivienda digna, salud y educación. Tampoco se sabe cuál es la planificación estructural de ciudad pretendida para un ejido que se extiende al oeste mientras las tierras cercanas a la costa incrementan sus valores exponencialmente. Sin embargo, la lógica de algunos candidatos sigue creyendo que es mejor sacarse fotos en recorridas barriales que mostrar detalladamente un proyecto de gobierno.

 


¿Que te pareció esta información?