¿Una ciudad adaptada?

¿Una ciudad adaptada?

La planificación urbana en la ciudad de Puerto Madryn no es un ejemplo a seguir, ello se cae de maduro. Los vecinos construyen sus viviendas como mejor les parece, las veredas no respetan ningún diseño, se plantan árboles en las ochavas y todo ello hace que sea más fácil para el peatón circular por la calle que por la vereda. Pero ¿cómo se relaciona ésta actitud urbanística con el concepto de ‘Ciudad Accesible’?

Desde hace ocho años (el tiempo que lleva la gestión del Intendente Ricardo Sastre) se ha hecho hincapié en lograr tener una ciudad que sea más amigable para las personas que cuentan con alguna discapacidad.

La primera medida fue la de construir rampas para que quienes utilizan sillas de ruedas puedan ascender y descender de la vereda de forma sencilla; sin embargo, es digno decir que el diseño de las mismas es obsoleto. Tanto algunas rampas de la ciudad como las de muchos locales comerciales u hoteles no cuentan con el ancho respectivo de la silla, mientras que otras evidencian una inclinación excesiva.

Aún si dejáramos pasar ese detalle, no podemos desconocer que para una persona paralítica el servicio de transporte urbano de pasajeros representa todo un desafío, ya que son muy pocas las unidades de la empresa Ceferino del Sur que cuentan con rampa y espacio para la silla. Por tal motivo, el 15 de mayo de 2014 se puso en funcionamiento el primer taxi accesible de la ciudad, al cual le siguieron otras unidades de similares características.

Es justo destacar que hubo iniciativas que intentaron impulsar el concepto de accesibilidad: Los nueve balnearios accesibles (cuentan con las rampas pertinentes, las modificaciones necesarias en los sanitarios y las sillas anfibias para que quienes se ven disminuidos en su motricidad puedan disfrutar del mar), los juegos adaptados en los parques y las reformas en las obras del frente costero con rampas de gran tamaño para descender a la playa dieron paso a que todos puedan disfrutar de la ciudad por igual.

Incluso cada una de estas acciones llevó a la ciudad a ser destacada como ‘Destino Accesible’ por la Secretaría de Turismo de la Nación en 2019.

Sin embargo, aún queda mucho por hacer.

 

Cambio Social

No hay forma de contar con una ciudad accesible sin un cambio de mentalidad.

Los juegos de adaptado suelen ser ocupados por chicos que a menudo los rompen ante la mirada cómplice de padres que no piensan en aquel que realmente los necesita. Las veredas de la ciudad son construidas por vecinos a los cuales no les interesa si el que las camina puede o no bajar y subir 4 o 5 escalones cada determinada cantidad de metros, o instaurar rampas exuberantes para los ingresos a sus garajes. A los automovilistas que estacionan en las veredas no les importa que el transeúnte se vea obligado a caminar por la calle.

En todo éste coctel de mezquindades participan los integrantes del Concejo Deliberante, que se caracterizan por brindar constantemente excepciones a un código de planeamiento urbano que está de forma pero que no se cumple. Cada sesión ordinaria encuentra en el orden del día una nueva excepción y, esto, sin hacer alusión a los nuevos inconvenientes que provocará la toma de terrenos en las que cada ciudadano planificará como se le antoje.

 

Políticas de Estado

La única manera de realizar el cambio de conciencia es diseñando políticas de Estado que permitan trabajar ordenadamente y con visión de futuro para no tener que parchar los problemas. A principios de 2019, los ediles de la ciudad portuaria aprobaron un nuevo Código de Planeamiento Urbano, del cual nada se supo. Supuestamente era necesario actualizar el anterior, esgrimieron los concejales, sin embargo no precisaron en qué puntos.

Madryn crece. Las necesidades son nuevas cada día. Desde la demanda habitacional, hasta la actualización de los recorridos del transporte urbano de pasajeros, zonas de wi-fi libre, skate parks, playas pet-friendly, y todo ello sin descuidar la garantía del sistema de salud, educación y seguridad.

Pero será necesario un cambio de raíz, que involucre a todos los sectores de la sociedad, si se quiere ser una verdadera ciudad accesible ya que dos carteles en braille no solucionan nada.

 

 

** La foto esta tomada de I smart cities : http://smartcities.i-ambiente.es/?q=blogs/smart-city-la-ciudad-accesible-la-ciudad-de-todos

 


¿Que te pareció esta información?