¿Qué aire respiramos?

El polvo en suspensión es uno de los problemas que mayor preocupación provoca en la Organización Mundial de la Salud, por lo que estableció directrices para controlar la calidad del aire, las cuales Puerto Madryn no cumple.

¿Qué aire respiramos?

Una de las quejas más asiduas de los madrynenses es el viento, pero no por él sino por sus efectos.

Cada vez que sopla el viento patagónico, el polvo en suspensión (lo que muchos llaman tierra) hace de ‘La más linda’ un lugar hostil para quien no está acostumbrado. Pero más allá de las molestias que pueda causar, hay un punto extremadamente importante, del cual poco se habla, ¿qué consecuencias puede causar en la salud de los ciudadanos?.

La contaminación del aire representa un riesgo importante para la salud. Mediante la disminución de los niveles de contaminación del aire los países pueden reducir la carga de morbilidad derivada de accidentes cerebrovasculares (ACV), cánceres de pulmón y neumopatías crónicas y agudas, entre ellas el asma. La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe de 2016 dio a conocer que el 91% de la población vivía en lugares donde no se respetaban las directrices sobre la calidad del aire. Según estimaciones de ese mismo año, la contaminación atmosférica en las ciudades y zonas rurales de todo el mundo provoca cada año 4,2 millones de muertes prematuras.

La OMS establece criterios en materia de energía, transporte, planificación urbana, generación de electricidad, y la gestión de desechos municipales y agrícolas, las cuales buscan generar un impacto positivo en el aire. Según los valores fijados la media anual para partículas finas es de 10 micrones por metro cúbico, mientras que para partículas gruesas es de 20 micrones por metro cúbico. Estas directrices sobre la calidad del aire se encuentran actualmente en proceso de revisión y su publicación está prevista para 2020.

 

Políticas de Estado

El ex Secretario de Protección Ambiental, quien pasara por el Ministerio de Ambiente de la provincia de Chubut, Ignacio Agûlleiro, manifestó que los niveles de polvo en suspensión de la ciudad de Puerto Madryn son preocupantes, ya que exceden el lapso de tiempo permitido por la organización que rige los cánones mundiales para la salud. En tal sentido, hizo alusión a las políticas de Estado llevadas adelante y las que faltan para mejorar la calidad del aire que se respira.

“Es un hecho fáctico que en Madryn, a raíz de los vientos y las grandes extensiones que se lotean, y otras que se abren para realizar vías de circulación que no están consolidados por ende son de ripio, genera un coctel que hace que el máximo de polvo en suspensión recomendado por la OMS se vea sobrepasado en más días de lo recomendado” afirmó, añadiendo que ese tiempo de polvo en suspensión se extiende cuando un mes trae consigo más viento que lo normal.

En tal sentido, el ex Ministro de Ambiente afirmó que se han tomado medidas para mejorar la situación: La disposición final de los residuos sólidos y urbanos, la apertura de los cuencos municipales y la separación de los desechos domiciliarios forman parte del plan estratégico de eliminar los basurales a cielo abierto que se encontraban en la ciudad, con todas las afectaciones a la salud que ellas traen aparejados.

“Es una problemática que el Municipio tiene en carpeta ya que hace tiempo que lo hablamos con el Intendente Ricardo Sastre. Ha intentado mitigarse mediante el riego de las calles de ripio y el asfaltado de otras arterias. Además, hay un plan para ir desmontando coherentemente los asentamientos para avanzar en loteos” destacó, expresando que éstas políticas de Estado se encuentran en carpeta y las analizan constantemente con el actual Secretario de Ambiente, Facundo Ursino.

 

Futuro y Salud

Si bien, desde el Ministerio de Salud de la provincia no han brindado cifras sobre las enfermedades respiratorias en la ciudad, Agûlleiro reconoció que “es evidente que en los meses más secos no alcanza nada y es preocupante como se registra el polvo en suspensión. Y no podemos obviar que para la salud de los ciudadanos que constantemente respiran ese aire será significativo a largo plazo”.

La OMS dio a conocer que en 2016 el 58% de las muertes prematuras relacionadas con la contaminación atmosférica se debieron a cardiopatías isquémicas y ACV; mientras que el 18% se debieron a enfermedades pulmonares obstructivas crónicas e infecciones respiratorias agudas. Por su parte, el restante 6% de las muertes se debieron a cáncer de pulmón.

 

Planificación

Por todo lo expresado, las preguntas realizada por Carlos Sanabra (ex Presidente del Colegio de Arquitectos de Chubut) vuelven al centro de la escena: ¿Cómo crece Puerto Madryn? ¿Por qué crece de esa manera?, ¿En base a qué se decide cuáles son las arterias que se asfaltan? Cuestionamientos que hacen alusión a una ciudad que no solo no ha planificado su desarrollo a largo plazo, sino que ahora deberá afrontar las consecuencias sanitarias de esa falta de proyección para mejorar la calidad del aire que respiramos.

 


¿Que te pareció esta información?