La educación corre tiempos difíciles

Escuelas violentadas, paros y causas de corrupción envuelven al sistema educativo de Chubut . Sabemos que es el ministerio con más partida presupuestaria de la provincia, pero, porqué nunca hay fondos para su correcto funcionamiento?

La educación corre tiempos difíciles

La educación en la provincia de Chubut ha transitado por momentos delicados en los últimos tiempos. 2018 fue un año donde las medidas de fuerza de docentes por no alcanzar acuerdos paritarios hizo perder muchas semanas de clases. Y si bien 2019 comenzó con una postura distinta por parte del gobierno, que decidió acordar la pauta salarial anual antes del inicio del ciclo lectivo, los colegios siguen viéndose afectado por otras causas.

En lo que va del año los actos de vandalismo en los establecimientos escolares se han incrementado de forma exponencial. El propio Gobernador, Mariano Arcioni, se mostró molesto durante una de sus recorridas por la ciudad de Puerto Madryn, afirmando que la pérdida de días de clases está relacionada con las roturas que individuos han realizado intencionalmente, incluso dejando entrever que podría tratarse de acciones pergeñadas por algún sector político con el objetivo de perjudicarlo en el marco de la campaña electoral.

Lo que resultaba un hecho de picardía en otras épocas, como escribir un banco o rayar el paredón de la escuela, se ha convertido en acciones vandálicas que convierte a jóvenes en delincuentes detenidos en pleno acto. Ejemplo de ello es la escuela 750° Leandro N. Alem, establecimiento que sufrió el incendio intencional en su laboratorio, luego un intento de siniestro en el mismo lugar, y por último tres jóvenes que ingresaron al edificio para dañar vidrios y causar destrozos, los cuales fueron capturados por los efectivos policiales cuando aún se encontraban en la escuela.

El colegio 736° también sufrió los avatares de la delincuencia durante éste año, al igual que el jardín de nivel inicial 430°, donde un grupo de vándalos agujereo los tanques de agua dejando sin suministro al establecimiento, luego de ingresar por el techo que fue enrejado por situaciones similares durante 2018. O el colegio 486° que debió afrontar la rotura del medidor de luz, lo cual se suma a la falta de funcionamiento de la caldera en días donde la ciudad amanece con temperaturas muy bajas. Cada uno de éstos hechos provocó la suspensión de las clases.

Los antecedentes son muchos. La escuela 46°, 213° y 775° fueron epicentro de infinidad de hechos vandálicos en otras épocas, haciendo que los edificios debieran ser reparados constantemente y provocando que las autoridades de los centros educativos debieran convocar a reuniones con docentes, padres de alumnos, representantes municipales e integrantes de la policía de la provincia a fin de delinear un trabajo mancomunado que tenga como objetivo cuidar el patrimonio escolar.

 

A futuro

Si bien la pérdida de días de clase es una problemática urgente, a largo plazo las consecuencias son peores. En una ciudad donde cada año cientos de jóvenes se quedan afuera del sistema educativo y donde muchos de éstos son los que luego entran y salen de las comisarías por figuras como tentativas de robo o por destrozos en edificios públicos, pasando del sistema educativo al sistema carcelario en de un salto, la pregunta que cabe es ¿Cuál es la política educativa a largo plazo en la provincia?.

Durante las últimas semanas los diputados de la Legislatura tuvieron la misma interrogante y solicitaron un pedido de informe al Ministerio de Educación para analizar los programas y sus contenidos. El mismo ministerio acusado de corrupción, en el que investigan el accionar de la ex Ministro De Educación, Graciela Cigudosa, por contrataciones directas en las obras de refacción de las escuelas, al día de hoy no dio respuesta.

En toda esta maraña y a pesar de chocar de frente con una realidad poco agradable, los representantes del gobierno nacional llegan a la Puerto Madryn como una patrulla que trae refuerzos, pero sacan su carta más alta de la política educativa del momento en materia de alejar a los jóvenes de las calles, ¡cancha de césped sintético para todos!

Eso sí, de la educación y las escuelas, mejor, no toquemos el tema!

 

 

 


¿Que te pareció esta información?