Agustín Pujol: Un pionero Madrynense ingratamente olvidado

Con la lógica propia de la personalidad que resaltaba, afirma Lezana en el final de su escrito “Solo falta ahora que, interpretando tus íntimas voluntades y respondiendo al reclamo de las simpatías que en Chubut despertaste a tu paso en la vida, tus restos mortales vayan a esperar en aquella tierra, donde quedan tu obra y tu ejemplo, el día de la resurrección. Allí debe levantarse el monumento que los guarde,…

Agustín Pujol: Un pionero Madrynense ingratamente olvidado

En las efemérides madrynenses del mes de enero se destacan 2 acontecimientos que destacan a un único personaje, poco conocido y menos reconocido por nuestra Comunidad. Me refiero a Don Agustín Pujol, cuya memoria se recuerda  en una calle de nuestra ciudad -justamente aquella que era la entrada de sus tropas de carros a nuestra ciudad- y en la arquitectura de su vivienda –cuya fotografía acompaña esta nota- que desde su construcción se convirtió en un hito urbano inseparable de la imagen de nuestra ciudad.

El 16 de enero de 1916 asumió el cargo de Presidente del Consejo Municipal –equivalente a nuestro actual Intendente- y el 25 de enero de 1927 fallecía en la ciudad de Buenos Aires.

Todavía hoy la meseta norte de nuestra provincia muestra con claridad la traza en el territorio de la acción de Pujol. La actual ruta provincial Nº 4 era la ruta de sus tropas y muchos de los parajes y pequeñas poblaciones que hoy sobreviven tuvieron su origen en la red comercial y social que conformo Pujol a través de sus “ramos generales” (Ñorquinco, Gastre, Paso del Sapo, Colan Colhué, Telsen, entre otros).

Julio Lezana fue el segundo Gobernador del Territorio del Chubut designado por el Gobierno Nacional, tuvo una destacada actuación en el progreso de la región y mantuvo una estrecha y afectuosa relación con Agustín Pujol, lo cual le llevo a escribir una página en su memoria al momento de enterarse de su fallecimiento.

Destaca Lezana que Pujol “huérfano de los cuidados y afectos maternos desde su tierna edad, abandono sus patrios lares en el temprano albor de sus 18 años, llegando al país sin más caudal que las energías de su voluntad…el ardiente anhelo de labrarse una posición independiente…y ser… un colaborador eficaz en el seno de la colectividad”

Durante poco más de 30 años “…recorrió  en todas las direcciones el Territorio, abarcándolo en sus giras en su ámbito inmenso; conoció y trato a cada cacique por cacique…y les mereció tan ilimitada confianza que todos ponían en sus manos la suerte de sus intereses, el secreto de sus sinsabores y la solución de sus querellas domésticas”.

Menciona que Pujol “formo su hogar y se estableció en Puerto Madryn, ensanchando sus negocios, dando nueva aplicación a sus capacidades…Levanto allí su señorial morada de estilo medioeval, ubicándola en el lugar más propicio para dominar en toda su amplitud el cuadro del Golfo, recibir el primer rayo de sol, la primera brisa del mar y el primer esbozo del transatlántico que se acerca y destaca en el horizonte”

Más adelante agrega Lezana que “No conoció ni la envidia ni el egoísmo: ayudo a todos los que buscaron su cooperación y fue el primero en regocijarse de los triunfos ajenos, porque eso constituía en definitiva el engrandecimiento y el progreso del Territorio…Con justicia se dirá después que su acción fue doblemente edificante: por el ejemplo de un vigoroso temperamento de luchador que ofrecía a sus contemporáneos y por las construcciones que levantaba”

Con la lógica propia de la personalidad que resaltaba, afirma Lezana en el final de su escrito “Solo falta ahora que, interpretando tus íntimas voluntades y respondiendo al reclamo de las simpatías que en Chubut despertaste a tu paso en la vida, tus restos mortales vayan a esperar en aquella tierra, donde quedan tu obra y tu ejemplo, el día de la resurrección. Allí debe levantarse el monumento que los guarde,…

A 93 años vista de aquel deseo incumplido de justo reconocimiento expresado por Lezana, cabe preguntarnos: ¿Se equivocó Lezana?…¿O somos nosotros, los que aprovechando el esfuerzo pionero de Pujol ingratamente le negamos su lugar en nuestro lugar, en Madryn?

En estas épocas de demoliciones de sitios históricos, donde el patrimonio histórico que sobrevive  “molestan” al desarrollo de la ciudad, en vez de revelar nuestra capacidad respetuosa de la historia, creativa y planificadora, se prefiere aplicar la ideología de los pueblos bárbaros cuya primera acción de sometimiento a sus pueblos derrotados era desaparecerles sus lugares simbólicos; sirva la presente para rendir un humilde homenaje a un madrynense pionero patagónico poco conocido y menos reconocido.   

 

 


¿Que te pareció esta información?