Claroscuros ambientales en Madryn

Apenas se supera ese increíble lugar de bienvenida, nos espera un espejo de agua burbujeante y aceitosa que a pesar del tiempo seco y el sol del verano no mengua en su tamaño

Claroscuros ambientales en Madryn

Quien llega a Madryn desde la nunca acabada doble trocha lo recibe un pequeño bajo que se transita lentamente porque hay un control policial…y también porque la calzada se encuentra muy deteriorada y totalmente deformada.

Apenas se supera ese increíble lugar de bienvenida, nos espera un espejo de agua burbujeante y aceitosa  que a pesar del tiempo seco y el sol del verano no mengua en su tamaño. Se alimenta desde el pie de barda, cruza la ruta y se bifurca a ambos lados de una Avenida que  han llamado del Trabajo hasta desaparecer en una rotonda cercana.

Subterráneamente y escondida en los pluviales escurre hasta aparecer en la playa al pie de la plazoleta que recuerda la gesta de Malvinas. Allí permanentemente, día y noche, verano e invierno aporta su suculento caudal a nuestro Golfo Nuevo. Unos metros más al sur, casi en coincidencia con el muelle de cruceros tiene una hermanita menor pero no menos persistente ¡Por suerte ambos vertederos evacúan en el sector del golfo que no está protegido por la declaración de patrimonio de la humanidad de la UNESCO!

¡Que acierto notable!, tener un golfo parte Patrimonio de la Humanidad y parte no. No deja de ser una rareza pocas veces visto en el mundo. Yo particularmente no conozco ningún caso. ¡Somos únicos!

Únicos también se consideran los habitantes de esta ciudad que orgullosamente se exhiben como defensores del ambiente y para ello crean slogans publicitarios con afirmaciones tan contundentes como  incomprensibles tales como “naturaleza muy cerca”,” el agua vale más que el oro”, “Madryn, la más linda”, donde lo único que se mide es la cantidad de turistas que llegan a la ciudad, lo cual –por supuesto- no se asume que impacte en el ambiente de ningún modo. En cambio, recomiendan muy seriamente y con uniforme, no concurrir a las playas protegidas con animales domésticos porque con sus garrapatas y pulgas pueden modificar esas características únicas que protegen.

Para cualquier emprendimiento se exige un sesudo estudio de impacto ambiental, el cual cada día crece en su requerimiento de acuerdo a las novedades ambientales que van “descubriendo”, porque ya se sabe, el que invierte siempre es un maldito contaminador que puede poner en peligro la salud pública y por lo tanto hay que buscar la paja en el ojo. En cambio, crecen las poblaciones marginales sin solución de continuidad, en entornos ambientales donde la insalubridad ya está instalada y el viento cotidianamente levanta polvo con partículas dañinas para la salud que se esparce por toda la ciudad.  

La viga en el ojo propio permanece, día y noche, verano e invierno, en el aire y en el golfo. En Madryn cuidamos el ambiente. ¿En serio?

 

 

 


¿Que te pareció esta información?